lunes, 1 de diciembre de 2014

Monedas perforadas



Éste es un tema controvertido, la conveniencia o idoneidad de coleccionar monedas perforadas. Nos referimos a monedas antiguas, de la Edad Contemporánea donde abundan particularmente en las llamadas Indias Españolas. Hay quien considera que coleccionar monedas perforadas es una forma de tirar el dinero porque la calidad y conservación resulta muy mermada por éste hecho y ello se puede ver claramente en las subastas numismáticas.

La moneda es para mi, ante todo, un documento historico en forma metálica y como tal, una perforacion puede formar parte de su historia. No estoy de acuerdo en regirme con los criterios modernos del mercado numismatico, segun los cuales, solo las piezas en perfecto estado de conservacion merecen ser coleccionadas. Una perforacion denota que la moneda fue reutilizada con otro fin social o simbólico, además de su uso como medio de pago.

Consecuentemente, tener una moneda antigua con estas características no empobrece nuestra colección, en mi opinión, sino que amplía nuestro concepto de coleccionismo numismático. Una moneda que fue usada posiblemente como amuleto o adorno, merece ser tenida en nuestras colecciones.

Muestro dos de los ejemplares que tengo:


  
México 1746, Felipe V, 4 reales de plata de 917 ‰. Peso teórico 13,532 g. Peso real 13,230 g. Perforación a broca de 3 mm. que le quita 0.30 g. en peso. Tiene buenos relieves y bonita pátina. Mide: 33 mm. 



España ceca de Madrid, 1717, Felipe V, 2 reales de plata de 833 ‰. Peso teórico 6,130 g. Peso real 4,780 g. Perforación a martillo de 4 mm. que le quita 1.35 g. en peso. Tiene buen relieve en el escudo. Mide: 28 mm.


♣♣♣